Publicado el

Lo que hay saber a la hora de escoger un juguete para un niño con discapacidad

La infancia está vinculada con el constante descubrimiento que ocurre en la etapa infantil dependiendo de las edades. La realización de juguetes se ha enfocado en este punto de vista para afianzar el desarrollo progresivo necesario agudizando el sentido de integración social y familiar en el infante.

Este es el caso de aquellos que presentan una singular condición, donde es necesario el uso de juguetes para niños acordes a sus limitaciones y capacidades. En este sentido haremos referencia a juguetes que se adapten a niños con alguna discapacidad sicomotriz, Síndrome de Down y Autismo.

En el caso de niños con discapacidad dependerá de si su carencia es a nivel motor, intelectual, visual y auditivo. La idea es la de incentivar y generar avances significativos para su desarrollo, creando un ambiente seguro en donde se encuentren cómodos para que el proceso de integración y descubrimiento pueda llevarse a cabo.

Dentro de este marco es esencial el uso de juguetes adaptables y que no se limite a solo un ámbito estructural. Según sea la condición, especialistas en la materia recomiendan aquellos que faciliten su autonomía tomando en cuenta la edad  y que puedan estimular sus capacidades desde un punto de vista seguro.

El Síndrome de Down está caracterizado por no poseer una capacidad de iniciativa propia. Desde este punto de vista debe ser orientada y canalizada para hacer de su crecimiento un hecho natural. Recordemos que este síndrome abarca los sentidos en el infante y según sea la edad debemos trabajarlos desde muy temprano.

A pesar que su desarrollo es un poco más tardío estos niños pueden desarrollar un gran intelecto y autosuficiencia según haya sido desempeñado su proceso de desarrollo y crecimiento que se aplican a nivel de cognición, lenguaje, motricidad fina y gruesa.

En el Autismo es exactamente lo mismo, con la diferencia en que esta condición afecta la capacidad de comunicación con el entorno. De acuerdo a estudios realizados, se puede detectar a partir de los tres años cuando ya se hace evidente a nivel comunicacional, aunque esta condición neurológica se presenta desde el nacimiento.

Para elegir el juguete adecuado para un niño Autista debemos tener en consideración que su naturaleza es el ser rutinarios. Quizás al principio rechacen el nuevo juguete y eso será completamente normal.

Ahora bien, entre sus gustos se verán enmarcados aquellos que poseen colores llamativos o que puedan producir algún ruido o sonido que atraiga su atención. La idea será la de despertar el sentido cognitivo en cada uno para su óptimo desarrollo.