Publicado el

El vicio del Poder: una película de política de EE.UU.

La película El vicio del Poder, es una cinta que nos muestra la perversa manipulación hecha por EEUU y sus aliados para emprender una guerra contra Sadam Hussein, en marzo de 2003.

Esta historia dirigida por Adam Mckay protagonizada por Christian Bale como el vicepresidente Dick Cheney, Sam Rockwell como George W. Bush y Steve Carell como Donald Rumsfeld.

El vicio del Poder consigue recordar físicamente a los personajes originales, además de usar recursos cómicos e inesperados que ayudan a mantener la atención del espectador. Si aún no la has visto, aquí te diremos porque no debes perdértela.

El vicio del Poder: crítica a la política de EE.UU.

La temática narra como la guerra de Irak fue una farsa, por el hecho de que Bagdad no tenía armas de destrucción masiva.

Es decir, una manipulación de la opinión pública de Sadam Hussein como amenaza nuclear, para que EE. UU se quitara la espina de los atentados del 11-septiembre.

También sale a la luz el tema de la insistencia de Dick Cheney con respecto a que EEUU no practica torturas, solo interrogatorios, algo que es falso.

Resaltándose el hecho de que tras derrocar a Sadam Hussein y para mantener el control sobre el área, EE. UU fundó indirectamente el Estado Islámico.

Todo esto produciendo una guerra cifras de 600.000 muertes de civiles iraquíes, más de un millón de heridos y 80.000 mutilados.

Curiosidades de El vicio del Poder

Dos títulos en uno

Vice, tiene doble sentido, quiere decir «vicio», pero también es la abreviatura de vicepresidente.

Cambio radical

Bale tuvo que afeitarse el pelo, aclararse las cejas y ganar más de 20 kilos consiguiéndolo a base de comer tortas.

Un maquillaje muy elaborado

Los responsables de maquillaje no conseguían dar con el aspecto ideal para Cheney, por lo que les costó seis meses de trabajo para lograrlo.

Encarnando el personaje

Amy Adams se metió tanto en el personaje de Lynne Cheney que imitaba su voz durante todo el día, sin abandonarlo incluso cuando ya no estaba grabando.

Interpretación de Bush

Sam Rockwell necesitó una prótesis en la nariz para asemejarse a su personaje, al igual que otra en la boca para poder imitar su peculiar manera de hablar.

Finalmente, El vicio del Poder es sin duda alguna una joya cinematográfica que lo tiene todo, desde grandes actuaciones, comedia hasta críticas políticas. Si ya la has visto, no dudes en dejarnos en los comentarios si te gusto o no y por qué.