Publicado el

La magia de Walt Disney

El 5 de Diciembre de 1905 nacería en la ciudad de Chicago uno de los más exitosos y aclamados empresarios de la actualidad: Walt Disney.

El imperio creado por este ávido emprendedor no necesita presentación. Todos hemos disfrutado de las magníficas obras producidas por su compañía. Además, todo niño ha deseado en algún momento u otro conocer las maravillas de Disneyland, la franquicia más famosa del planeta.

El magnate fue capaz de erigir su imperio contra todas las adversidades. Como resultado, logró revolucionar por completo la industria del entretenimiento, la animación y el séptimo arte.

Luego de luchar contra el cáncer de pulmón, el líder empresarial moriría el 15 de Diciembre de 1966. Su legado, influencia y rol en la cultura moderna son indiscutibles, por lo que siempre será recordado cómo un ejemplo de progreso, éxito y superación.

Mejores películas de Walt Disney

Desde finales de los años 30, el autor ha deleitado a la humanidad con adaptaciones únicas de los mejores cuentos infantiles. Inspirado por toda clase de relatos, pudo desarrollar historias inigualables. Algunas de ellas son:

  • Blancanieves y los siete enanitos: Basada en el cuento de los hermanos Grimm, relata la historia de Blancanieves. La joven es envenenada por la bruja malvada a causa de su belleza; no obstante, es rescatada por los siete enanitos para que el príncipe pueda salvarla con un beso de amor.
  • Fantasía: Esta producción consta de ocho movimientos de la música clásica. Los personajes ejecutan todo tipo de números musicales, siguiendo la dinámica del ballet y los cuentos de hadas.
  • La Cenicienta: La historia consta de una joven doncella, quien es cruelmente maltratada por su madrastra y sus hermanastras. Una noche, recibe en su habitación al hada madrina, quien le brindará su ayuda para escapar al baile y enamorar al príncipe azul.

¿Qué caracteriza al estilo de Walt Disney?

Gracias a su desmesurado empeño y a su pasión por los dibujos, Walt Disney desarrolló un estilo único que trascendería la historia. Aunque sus animaciones eran innegablemente ambiciosas, su sutileza y armonía les brindaban un sello particular.

Además, su dominio de la música clásica lo hizo resaltar desde sus inicios. Durante su larga trayectoria, incorporó y adaptó piezas de Beethoven, Vivaldi, Tchaikovski, Schubert, Chopin, entre otros. Asimismo, tuvo el ingenio para trabajar junto a los mejores y crear bandas sonoras de la más alta calidad.

Por otro lado, su espíritu de innovación y descubrimiento sentaría las bases de la industria tal y como la conocemos.

Si deseas sentarte con tus pequeños, o revivir las nostalgias de la niñez, las películas de Walt Disney son tu mejor elección. Concédete el privilegio de recordar los años más felices y disfruta de una buena película de fantasía.