Publicado el

Las más prometedoras formas de educar en el arte del aprendizaje

educacion por proyectos

En los últimos tiempos el aprendizaje se ha convertido en un reto para los profesores y los centros de enseñanza. Ya no solamente basta con que los alumnos aprueben los exámenes o hagan los trabajos correctamente, se busca conseguir que el alumno adquiera el hábito de estudiar y de aprender, que busque el conocimiento por sí mismo.

Es por ello que han surgido nuevas formas de metodología como el aprendizaje basado en proyectos de la escuela Montessori, el basado en problemas o el  aprendizaje basado  en retos. ¿Qué tienen en común estos tres tipos de aprendizaje?

Romper con el papel pasivo de los alumnos en las aulas. Hasta hace muy poco  tiempo los alumnos acudían a clase a sentarse y ser agentes pasivos recibiendo información de los profesores.

Estos llegaban, se sentaban, abrían sus cuadernos y se dedicaban a anotar todo lo que el profesor les iba dictando. Una vez terminada la clase tenían deberes asociados con el tema  que se repasarían en clase viendo si son correctos o no.

Es decir, un aprendizaje que se guiaba por un guión muy bien estructurado y que normalmente no se saltaba. Los alumnos acababan mirando a la pizarra absortos en  sus pensamientos, la atención disminuía y el aprendizaje se basaba en “atracones” para memorizar los contenidos días antes del examen.

¿Que conllevaba esto? Baja atención en las aulas, bajo rendimiento, los alumnos no encuentran la motivación para estudiar por su cuenta, los contenidos que aprenden terminan en la memoria a corto plazo y una vez pasada la evaluación se olvidan.

De adultos, si hemos estudiado de esta manera terminamos asociando el  aprendizaje como algo negativo y algo impuesto. Serán muy pocos los que terminen cogiendo un libro por el mero placer de aprender.

Viendo la problemática surgieron nuevas formas de aprendizaje, más activo y participativo para los niños.

1- El aprendizaje basado en proyectos

Fue William Kilpatrick, discípulo del filósofo Dewey, quien fue el primero en publicar un ensayo acerca de la educacion por proyectos. Fue en  1921 y se llamaba «El método del proyecto».

Pretendía, según sus propias palabras, dotar a la enseñanza en las aulas de sentido y utilidad. Define el aprendizaje de proyectos como un conjunto de tareas que los alumnos emprenden voluntariamente con el fin de resolver un problema que se les presenta en la vida diaria y en el que están interesados.

En este caso en las aulas se les presentan una serie de tareas que previamente han propuesto los propios alumnos y que resuelven por grupos, el adulto solamente se encarga de guiarles y asesorarlos.

Este método promueve la colaboración, la imaginación, la curiosidad por aprender y preguntar, además de facilitar una integración más natural en las aulas de los medios digitales y sociales.

2- El aprendizaje basado en problemas

Nació como parte de las Ciencias de la Salud, en la Universidad de McMaster, en Canadá, a finales de los Sesenta. en este caso se le plantea un problema abierto a los alumnos y se les insta a resolverlo investigando a través de todos los  recursos que tienen.

Generalmente el problema no tiene una solución correcta sino que busca el desarrollo de habilidades y criterio por parte del alumnado. Se aprenden a aplicar a diversas áreas los conocimientos adquiridos y a desarrollar competencias.

3- El aprendizaje basado en retos

En 2010 surgió el aprendizaje basado en retos, de mano de la  empresa Apple. A diferencia del aprendizaje basado en proyectos y del basado en problemas esta metodología incluye siempre la tecnología en el aprendizaje y les insta a dar soluciones reales a los problemas.

Es decir, plantear soluciones que llevadas a la vida real produjesen un impacto en la comunidad.