Publicado el

Descalada COVID-19 y niños

guarderia infantil

Según hemos empezado a notar las medidas de confinamiento que impuso el pasado Marzo el Gobierno para frenar la expansión del COVID-19 se emìezan a suavizar. Vemos que ya empieza a haber una descalada progresiva y en ella los primeros que se han tenido en cuenta son los niños.

El Gobierno ha visto prudente y necesario (tras casi dos meses encerrados en sus viviendas) tener en consideración la necesidad  de los más pequeños de poder salir a espacios abiertos para hacer ejercicio, saltar, correr, tomar el sol y empezar a volver a retomar hábitos de vida saludables en el exterior.

Ya acostumbrados a la rutina de estar en las casas este cambio (aunque deseado) puede despertar todavía a día de hoy ciertos miedos. Por ello desde nuestra guardería infantil hemos  pensado hacer este artículo para responder  a las cuestiones que más se oyen respecto a la salida de los pequeños.

1. ¿Por qué ahora pueden salir?

Terminar con el confinamiento resulta positivo tanto a nivel físico como a nivel emocional para los niños y para que progresivamente vuelvan a la relación normal con su entorno.

Según las autoridades sanitarias el nivel de riesgo al que están expuestos es mucho menor que cuando se produjo la cuarentena y que (siempre siguiendo las normas) estos paseos no van a suponer un  riesgo para la salud de la familia.

2. Aspectos emocionales que están implicados el las salidas

Los padres podemos tener dos respuestas muy diferentes frente a la relajación de las medidas de contención. En una nos alegraremos y estaremos emocionados, consideraremos esta medida como un cambio positivo y un tipo de desahogo.

Si nos sentimos así lo único que tenemos  que hacer es hablar con nuestros  hijo acerca de los nuevos cambios, de las nuevas posibilidades que se abren frente a nosotros y de las normas que debemos seguir en todo momento.

Si en cambio  sentimos un poco de miedo, inseguridad e incluso cierta ansiedad frente a la salida lo mejor que podemos hacer antes de contarles nada a nuestros pequeños es reflexionar sobre nuestras emociones.

Una vez hayamos trabajado sobre ellas podremos decidir si salir  o si es más conveniente esperara que tenemos mayor sensación de seguridad. El hecho de esperar a contar nada nos ayuda a prevenir la transmisión de emociones negativas a nuestros hijos, sitoman tu ansiedad como suya no les vendrá nada bien salir a la calle y la normalización se verá afectada.

Si ya saben que las medidas se han relajado pero no estás seguro o segura de querer tomar el paso todavía lo mejor es que no les comentes ninguna fecha.

3. ¿Qué reacciones puedo ver en mis hijos? 

La gama de emociones varía tanto como en los adultos, pueden sentir desde alegría y euforia hasta miedo o ansiedad. Tenemos en cuenta que desde el confinamiento les hemos explicado mil veces las  razones por las que tienen que estar en casa.

Dependiendo de su edad les será más fácil o más difícil entender por qué ahora el exterior que era tan peligroso ya no lo es.

4. ¿Y si no quiere salir o ha salido pero no le ha gustado la experiencia?

Lo de siempre, comprensión y mucho cariño. Igual que en un principio le pudo costar adaptarse a la rutina de  la cuarentena ahora necesitará su tiempo e ir paso a paso hasta que vuelva a normalizarlo.

Hay que poner en práctica mucha empatía y entender que los más pequeños carecen de todas las capacidades e información que tiene un adulto (igual ni saben lo que es un virus).

Tendremos que validar todas sus emociones,  escucharlas y sobre todo no juzgarlas.

5. ¿Cómo explicarle las nuevas normas?

Los juegos y los cuentos  son la forma en la que mejor aprenden los niños, tanto en su guardería infantil como en casa. Lo mejor es explicarle los motivos de la nueva salida y por qué tenemos que tener normas de control.

Explicarle lo que podemos y lo que no podemos hacer, permitirle anticipar el momento de esta (va a ser después del desayuno o si es mayor a las doce), explicarle que su salida tendrá una duración determinada y sobre todo explicarle que todo debe hacerse con cierta distancia.

¿El mejor  método para hacerlo?

Si son pequeños mediante cuentos o reproduciendo el  escenario días antes en casa.

Una vez hayáis vuelto recuerda seguir todas las  normas de higiene y recompensarlo si se ha portado bien o hablar delo que ha sentido cuando ha bajado,  cuando ha visto personas con mascarillas  o cuando ha visto a sus amigos de lejos.