Publicado el

¿Las vacaciones perfectas? Te dejamos algunas ideas

Si no te gusta viajar en verano, con el agobio del calor y con los sitios lleno de turistas; si prefieres viajar en las otras estaciones del año y los cruceros fluviales son tu pasión (te aconsejamos esta agencia de viaje: www.micrucerofluvial.com), tenemos una serie de sugerencias para ti que te contaremos a continuación.

 

Holanda y Bélgica como paraíso de la primavera.

Pasar por  Amsterdam, Anvers o Bruselas en un solo viaje. Podremos recorrer los mares interiores y atravesar los canales belgas y holandeses.

La primavera es el momento idóneo para realizar un crucero por los países bajos y así poder contemplar sus campos de tulipanes en todo su esplendor. Podremos visitar el centro histórico de Amsterdam o los puertos enormes de Rotterdam y Anvers.

Y como visita obligada tendremos que ir a visitar los molinos de Volendam y el mítico y famosísimo parque de flores de Keukenhof, pues se trata de uno de los parques más bellos en primavera.

De Amsterdam podremos contemplar el molino de Gooyer de 26, 6 metros de envergadura o alguno de sus numerosos talleres de diamantes e ir al mercado de las flores por la tarde.

Podremos visitar Volendam un ecomuseo de más de un centenar de casas y molinos de madera que datan de los siglos XVII y XVIII.

En Gante podremos visitar el plan Delta. Un proyecto que surgió después de las inundaciones de 1953 y que pretende a través de diques proteger los Países Bajos de la furia devastadora del mar. Middelburg y la belleza de sus calles y casas.

En Brujas descubriremos la Venecia del norte, que fue por más de doscientos años la primera ciudad de comercio, política y arte.

 

El invierno en el Danubio.

Pasar por Serbia desde Hungría a Rumanía y descubrir el verdadero corazón de los países del Este. Gracias al crucero fluvial Danubio, podremos contemplar el color blanco inundando los tejados de las ciudades atemporales y de la elegancia de sus calles.

Visitar la capital de Voivodina, Novi Sad comparada con la Atenas griega dada la importancia de su carga cultural y artística. O el puerto más grande de Bulgaria en Ruse.

 

Otoño y sus contrastes en Copenhague.

Visitar las joyas de Dinamarca, Berlín y Copenhague en crucero tiene que ser toda una experiencia que sólo ofrecen los cruceros fluviales por Europa. Descubrir una mezcla de arte, tradiciones e historia.

Berlín capital de los museos más prestigiosos donde podremos disfrutar de la vida artística en plena ebullición. Ver las riquezas góticas de Brandenburgo, los barcos y el magnífico ascensor creado para ellos de Niederfinow.

Y para terminar admirando los castillos de Christiansborg o la fuente de Gefion y saludar a la sirena, símbolo emblemático de la capital danesa.