Publicada en

EL BARRIO GÓTICO

Una de las zonas más antiguas de Barcelona es el conocido como Barrio Gótico, una joya urbanística que mantuvo su estructura medieval hasta el siglo XIX tras el derribo de las murallas y la reconversión de los antiguos cementerios en plazas públicas en las que crear un sentido de comunidad más fuerte y sentido.

Es más, su origen primigenio nos lleva hasta la invasión romana, ya que formaba parte de los ejes de urbanización de la ciudad en su parte más elevada, en la actual plaza de Sant Jaume. Desde entonces, su transformación ha mutado en siete pequeños barrios de personalidades muy heterogéneas (y, por tanto, sumamente encantadores): Santos Justo y Pastor, la Judería, Santa María del Pino, la Catedral, Santa Ana, el Palacio y la Merced.

Cada nueva visita a Barcelona debe incluir un paseo por las internacionalmente conocidas Ramblas, un paseo que, curiosamente, antiguamente fue un torrente que servía para canalizar el agua hasta el mar. Como suele ocurrir con este tipo de estructuras, también se usó como uno de los primeros límites de la ciudad. Después llegaron las ampliaciones y de ahí, hasta su estado actual. Seguro que tras estas breves indicaciones ya tienes curiosidad por conocer el precio y oferta de pisos en las cercanías, así que una visita por Casc antic inmobiliaria Barcelona es más que recomendable.

LAS RAMBLAS: PECES DE CIUDAD

Retomando a Las Ramblas, puede decirse que la vida más auténtica de la capital condal pasa por esta gran avenida. En ella uno encuentra todo tipo de situaciones, vivencias, negocios y diversión a cualquier hora del día y en cualquier mes del año. Las Ramblas son una fuente de vida y energía que entronca con la Barcelona más castiza.

Las Ramblas han estado presentes desde los albores de la creación de Barcelona, bien por ese origen relacionado con el agua, bien tras su posterior reutilización como paseo. Es más, en la época moderna, durante los siglos XV y XVI las huertas, ferias y mercados de diferente naturaleza eran los protagonistas.

Tras esta etapa, las órdenes religiosas hicieron acto de presencia de manera poderosa y Las Ramblas fueron el lugar en el que se reunieron la mayoría de conventos del momento. Así fue hasta su demolición en el conocido plan urbanístico del Eixample del siglo XIX, un cambio que convirtió a Las Ramblas en el paso peatonal que es en la actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *