Publicado el

3 Reglas para evitar problemas con los inyectores de un motor diesel

De entre las tantas averías que suelen aquejar a los motores diésel, las más comunes son las de los inyectores. Este tipo de fallas con frecuencia se deben a diversos factores, sin embargo, suelen ser fáciles de evitar siguiendo ciertas normas para que la máquina se mantenga en óptimas condiciones; a continuación, se mencionan las más importantes:

Estar atentos del filtro del gasoil

Es común que se olviden de reemplazar los filtros del sistema de alimentación de combustible. Aun teniendo periodos recomendados para su limpieza, es usual que los dejen pasar del kilometraje y del tiempo establecido por el fabricante sin revisar. De los filtros del gasóleo depende que el combustible no contenga impurezas, es tan crucial que algunos vehículos tienen un filtro pre bomba en la salida del depósito, y otro en la entrada de la bomba para después llegar a los inyectores.

Evitar las bajas revoluciones al conducir

Hay quienes creen que circulando a bajas revoluciones se consume menos combustible, no obstante, lo único que se consigue es causarle averías al motor. En efecto, se acumula gasóleo y suciedad en los orificios de los inyectores, debido a que el carburante no realiza el proceso de combustión de forma correcta. Conducir exigiendo potencia con el motor en frío o a bajas revoluciones, es un esfuerzo inservible y que puede resultar grave.

No descuide la temperatura del motor

La temperatura es crucial para el motor, en el caso de los inyectores es determinante, en virtud de que el trabajo duro que soporta la máquina a una baja temperatura genera combustiones deficientes que solo aglomeran residuos. Los restos procedentes de dicho proceso se adhieren a diversos elementos; como por ejemplo, a los inyectores, y a medida que sus orificios se obstruyen, se incrementa el consumo de combustible y surgen otros inconvenientes que le obligarán a sustituirlos.

Hay demasiadas maneras de dañar un diésel, al igual que los de gasolina; si no se les cuidan, no durarán mucho. Reemplazar la máquina es una tarea difícil y cara, pese a ello, es posible aliviar el gasto comprando motores segunda mano diesel; en línea puede localizar un sitio seguro y así además de reducir costes, también lo hará con el tiempo y el estrés que ocasiona este tipo de problemas con el coche.

No se deje llevar por la creencia de que un motor diésel es invencible, no lo son ni siquiera cuando es utilizado en un camión. El buen funcionamiento y su resistencia se atribuye a que sus elementos estén en buenas condiciones, y eso es posible con el mantenimiento y las revisiones a su debido tiempo.