Publicado el

Como cuidar una impresora de etiquetas

En cualquier empresa es necesario tener una buena impresora de etiquetas para rotular tus productos de una forma eficiente. Siempre será una buena opción comprar una impresora etiquetas autoadhesivas online, en especial porque así podrás tener siempre la mejor relación entre calidad y precio.

Pero, en muchas ocasiones se comete el error de instalar la impresora y despreocuparse por completo de ella, lo que hace que se pueda averiar fácilmente. Por este motivo, hoy vamos a hablar de los cuidados que puedes tener con este tipo de máquinas para prolongar su vida útil al máximo.

Consejos para el cuidado de una impresora de etiquetas

Dependiendo de los cuidados que le aportes a tus impresoras de etiquetas, más durabilidad tendrán las mismas, y por este motivo debes aprender a cuidarlas de una forma eficiente. Dentro de los principales cuidados que deberías tener están:

Instálala en un lugar seguro

Para una impresora siempre será vital que la instalación se haga en un lugar completamente limpio y seco. Además, debes asegurarte de que contará con todo el espacio necesario para que la unidad pueda operar de forma sencilla sin ningún tipo de inconveniente.

Guarda bien los insumos

Es necesario que los insumos de tu impresora sean guardados de una forma óptima para evitar cualquier inconveniente. Se recomienda guardarlos en un lugar donde la humedad y la luz solar no los alcancen. Para ello puedes almacenarlos en una estantería o incluso en su caja original.

Proceso de limpieza

Las impresoras cuentan con dos partes fundamentales que son el cabezal y el rodillo de impresión, que son las piezas fundamentales. Para mantener un buen funcionamiento se deben limpiar con un solvente a base de alcohol, y un paño absorbente que no deje ningún residuo.

También existen opciones de hacer la limpieza con aire comprimido o con un marcador especial para limpiar el cabezal de impresión. Todo dependerá del modelo de tu impresora y de los dispositivos con los que sea compatible.

Mantenimiento preventivo

Debes asegurarte de hacer un mantenimiento preventivo permanente a tus máquinas para que te asegures de que todos los componentes funcionan adecuadamente. Dependiendo del uso el mantenimiento preventivo debería hacerse cada 6 meses a 1 año.

Para ello, siempre debes llevar tu impresora a un técnico especializado, que se encargará de poner tu impresora en condiciones óptimas, evitando así contratiempos. Siguiendo estos consejos, podrás darle a tu impresora una vida útil mucho mayor y conseguirás un gran rendimiento.