Publicado el

Los hackers de los smartphones: un problema que el seguro para celulares no cubre

Muchas veces pensamos que la cuestión de los hackers no puede ser verdad, porque… ¿quién estaría sentado en su casa esperando extraer datos de mis conversaciones de WhatsApp? ¿a quién le interesaría la foto que me saque con mi tía en la playa? Estas y muchas otras preguntas nos surgen de manera escéptica cuando alguien nos habla de hackers de smartphones, y es que en realidad es algo para tomar seriamente, aunque tengas un seguro para celulares, sobre todo porque el robo o la pérdida de información, es algo que el seguro para celulares no cubre.

Muchas veces desconfiamos de que realmente existan los hackers porque tenemos esas imágenes poco verosímiles de las películas, en que hay alguien enteramente dedicando su vida a espiar a desconocidos, o que se dedica a arruinarle la vida a sus enemigos espiándolos de manera electrónica, pero el tema de los hackers es algo serio, poco divulgado, y que puede resultarnos mucho más dañino de lo que imaginamos.

Qué son los hackers: los riesgos que no cubre el seguro para celulares

Si bien el término Hacker técnicamente se refiere a personas que son expertas en informática, sin connotaciones negativas, en general en el uso cotidiano del lenguaje se denomina hackers a aquellos espías que se dedican a invadir la privacidad colándose de manera poco ortodoxa o hasta ilícita dentro de los sistemas ajenos. El término formal para este tipo de personas es cracker.

Lo cierto, es que el hacker no se cuela en sistemas tan sólo por curiosidad, sino que hay múltiples motivos para hacer esto, y en general están vinculados a la posibilidad de robar información y obtener dinero con ella, si no robar dinero directamente (como en el caso de los hackers de las cuentas bancarias). Es por eso que también se les ha otorgado el nombre de criminales informáticos.

Más mecanismos de seguridad, más riesgos

Actualmente muchas compañías fabricantes de celulares están implementando, para mayor seguridad, la posibilidad de iniciar y desbloquear las pantallas de los dispositivos utilizando la huella digital. Este método es considerado ultra seguro, dado que las claves se pueden develar, pero las huellas digitales tienen otra complejidad.

Sin embargo, recientes estudios realizados revelaron que se han encontrado evidencias de que actualmente hay nuevas formas de atacar los dispositivos móviles y robar las huellas digitales, lo cual no influye solamente en la seguridad de tu teléfono, sino que, a través de él, pueden obtener un dato tan importante como lo es la huella dactilar.

De esta manera, se revela cómo los hackers representan realmente un riesgo mayor que el que muchas veces podemos imaginarnos, dado que las huellas digitales son utilizadas para identificar a las personas en gestiones bancarias y gubernamentales, como documentación, pasos por migraciones, etc.

Cámaras y micrófonos

Cada vez son más las personas que aseguran que los smartphones las escuchan. Si bien primero parecía una historia de fantasía, hay cada vez más anécdotas abundantes y provenientes de conocidas personas públicas, que aseguran que les aparecieron en sus redes y navegadores publicidades de productos sobre los cuales hablaron con algún amigo o familiar, pero que nunca buscaron en internet.

Fue tanta la repercusión de estas historias, que los departamentos de informática de compañías importantes están investigando la posibilidad de que los smartphones puedan grabar y transmitir los datos de conversaciones sostenidas cerca de ellos, y evaluando formas de protegernos ante estos hechos.

Los riesgos de las redes y la ubicación

A veces no tomamos conciencia de la cantidad de información que realmente hay en nuestro smartphone. Imágenes de nuestro entorno, nuestros amigos, familiares, nuestras actividades diarias, los lugares que frecuentamos, nuestra agenda, los médicos que visitamos, las personas con las que hablamos, las cuentas que hacemos, las compañías con las que gestionamos nuestras finanzas, nuestra salud, nuestros viajes, etc.

Cuando activamos la ubicación para usar el GPS, o guardamos recorridos en los mapas con nombres como “casa”, “trabajo”, “mamá”, etc., estamos colocando información personal en internet, que, siempre que todo esté bien, se supone que está segura. Pero si el smartphone cayera en manos poco amistosas, no nos sentiríamos cómodos si pudieran acceder a esos datos.

Las redes sociales son otras formas de acceder a información valiosa. Nuestros chats, las personas que etiquetamos, quiénes son nuestros seres queridos, cada cuánto tiempo los vemos, qué tipo de vínculo tenemos con ellos, cuáles son los lugares a los que salimos y qué hacemos durante cuánto tiempo, es información que no nos gustaría que un desconocido manejara.

Hoy en día todo es información, y esa es la forma en que muchas compañías generan sus ganancias: obteniendo información acerca de los gustos de los consumidores para poder ofrecerles los productos adecuados.

Hay muchas formas en que los hackers pueden utilizar nuestra información, información que incluso a veces ni siquiera nosotros consideramos valiosa. Y recordá que los daños derivados de la pérdida o uso ilícito de esa información no son algo que un seguro para celulares pueda proteger. Es por eso que, sin vivir preocupados, hay que ser cautelosos en el uso de la tecnología e implementar acciones para que nadie pueda invadir nuestro teléfono.

De todas maneras, no es cuestión de volverse paranoico ni dejar de usar el celular. Como ante cualquier posibilidad de riesgo, es necesario tomar los recaudos correspondientes para que no se produzcan siniestros de este tipo. No ingreses a links desconocidos, ni entres en páginas dudosas. No abras mails spam ni contestes mensajes de personas que no revelan su identidad. Protegé tus claves, no las anotes en el mismo dispositivo móvil, no te conectes desde redes no seguras. Son algunos de los recaudos a tomar para proteger la información privada y seguir disfrutando de los beneficios de la tecnología.